Entradas

En esta ocasión los dentistas en Valladolid de Clínica Dr. Terrón se centran en la pulpitis reversible, con el objetivo de entender de qué se trata, su origen y por supuesto también tenemos en cuenta los síntomas que nos pueden ayudar a entender que padecemos este problema con el objetivo de actuar con la máxima rapidez.

Qué es la pulpitis reversible

Se conoce como pulpitis reversible a la inflamación que se desarrolla en la pulpa dental o tejido pulpar.

Razones por las que se desarrolla

Hay que partir de la base de que la pulpitis reversible generalmente se produce a partir de la presencia de bacterias, aunque lo cierto es que dicha acumulación generalmente es causada por otras afecciones como son las siguientes:

  • Al realizar maniobras yatrogénicas.
  • Cuando se realizan restauraciones dentales altas y existen contactos prematuros.
  • Exposición excesiva debido al desgaste o fractura de la pieza dental.
  • Presencia de caries de poca profundidad.
  • A partir de tallados protésicos.
  • Tras la realización de procesos de devastación dental.

Síntomas de la pulpitis reversible

Es un problema que se puede solucionar sin demasiada complicación, pero siempre y cuando se detecte a tiempo y se proceda con rapidez.

Estos son los principales síntomas de la pulpitis reversible que nos permiten su identificación:

  • Inflamación de las encías.
  • Desarrollo de infección en la zona de las encías.
  • Aumenta la sensibilidad dental en especial frente a elementos fríos o calientes.
  • También se presenta una mayor sensibilidad a la percusión de la pieza dental.
  • Se produce vasodilatación que desarrolla rubor.
  • Tumefacción en la zona afectada.

Hay que tener muy en cuenta que, aunque normalmente se muestran estos síntomas, hay casos en los que la pulpitis reversible puede ser asintomática, por lo que es importante realizar las revisiones periódicas con nuestro dentista de confianza para detectar cualquier anomalía antes de que se llegue a desarrollar.

Dentro del grupo de enfermedades periodontales, la piorrea es una de las más preocupantes a la vez que también de las más comunes, de manera que es importante conocerla y detectar su presencia con suficiente antelación para evitar la pérdida de piezas dentales, y por ello es importante que acudas a uno de nuestros dentistas en Valladolid de forma periódica.

¿Qué es la piorrea?

En primer lugar es muy importante conocer de qué se trata la enfermedad, y en este sentido, la piorrea o periodontitis es un tipo de enfermedad periodontal que ataca directamente a las estructuras de la boca como son las encías y los huesos.

Uno de los mayores inconvenientes de esta enfermedad es el hecho de que produce un daño irreversible, lo que significa que si no se detecta a tiempo, el problema puede llegar a ser considerable.

El daño se produce debido a la acumulación de bacterias en la boca por falta de higiene bucodental, las cuales se van introduciendo por las encías, forman bolsas periodontales y llegan a afectar al hueso alveolar, lo que puede dar lugar incluso a la pérdida de piezas dentales.

C¿ómo se debe tratar la piorrea?

Existen diferentes tratamientos para la piorrea en función de su estado y evolución, entre las cuales nuestro periodoncista en Valladolid destaca:

  • Tratamiento de piorrea mediante fármacos: al tratarse de una infección, se pueden utilizar antibióticos para frenar el avance.
  • Tratamiento de piorrea mediante curetaje dental: se realiza un raspado que básicamente es una limpieza dental en profundidad, a través de lo cual se consiguen eliminar las bolsas periodontales. Dependiendo del estado de la boca del paciente, se puede realizar un curetaje general o un curetaje selectivo.
  • Tratamiento de piorrea mediante cirugía periodontal: en los casos más avanzados, es posible que el paciente necesite someterse a una intervención quirúrgica que permita acceder a las zonas más profundas. Hay que tener en cuenta que este tratamiento se realiza en el caso de que no se consiga combatir la piorrea con los dos anteriores, por lo que es mucho menos frecuente.

El sangrado de encías es un indicativo de que algo no está yendo bien en nuestra boca, de manera que vamos a aprender un poco más acerca de las encías sangrantes, causas, síntomas y tratamiento.

Qué es el sangrado de las encías

El sangrado de encías se puede producir por diferentes razones, pero desde una perspectiva general, se puede considerar que ya existe una enfermedad periodontal o que hay riesgo de que se desarrolle.

Entre las principales causas del sangrado de encías destacan:

  • Trastornos hemorrágicos.
  • Cepillado excesivamente fuerte.
  • Cambios hormonales, habitual en mujeres embarazadas.
  • Aparatos dentales de ortodoncia mal colocados o ajustados.
  • Presencia de alguna infección.
  • Falta de vitamina C.
  • Es habitual en personas que consumen anticoagulantes.
  • Falta de vitamina K.
  • En casos de leucemia.

Los síntomas que se observan

El hecho de que sangre la encía en un momento puntual no es razón de preocupación, pero se deberá consultar a la clínica dental si ocurre que:

  • El sangrado sea abundante.
  • Sea de tipo crónico, es decir, muy prolongado.
  • No hay explicaciones o razones lógicas para justificar el sangrado.

Tratamiento para el sangrado de las encías

El tratamiento para el sangrado de encías va a depender del problema que lo motive, por lo que se puede proceder desde a realizar una limpieza a recomendar el consumo de vitamina C al paciente, regular los aparatos dentales, explicar cómo debe cepillar sus dientes de forma más suave o incluso, en casos en los que exista duda, remitir a un especialista para que pueda determinar la posible presencia de alguna enfermedad que dé lugar a este sangrado.

En el momento en el que se produce el sangrado, se recomienda no consumir tabaco y presionar sobre la encía con una gasa o un pequeño trapo bien limpio y empapado en agua helada.

No tome ningún medicamento salvo si su dentista o médico se lo indica, y si está consumiendo algún tipo de medicamento previamente, indíquelo para que determinen si puede estar relacionado con el sangrado.

Existen diferentes tipos de bultos en las encías, de manera que es muy importante aprender a diferenciar entre ellos, conocer cuáles son los que se producen con una mayor frecuencia. Nuestro dentista en Valladolid nos descubre los mejores tratamientos para resolver el problema.

Qué son los bultos en las encías

La aparición de un bulto en las encías o cualquier parte de la boca puede estar indicando la presencia de un problema de salud bucodental.

Existen diferentes tipos de bultos que pueden aparecer en las encías, con distintas formas y características, pero sobre todo es importante aprender a diferenciar aquellos que pueden suponer un riesgo para la salud de los bultos benignos que se poden solucionar con facilidad.

Cuáles son los tipos de bultos más frecuentes

De entre los diferentes tipos de bultos que se pueden producir en las encías existen dos más destacados que son:

  • Fibromas: son bultos benignos puesto que no presentan infección, sino que se desarrollan por roces provocadas por prótesis, aparatos o incluso por morderse habitualmente los labios.
  • Fístulas: en este caso se trata de bultos con infección que contienen pus, y se pueden desarrollar a partir de una mala higiene bucodental, una endodoncia que no ha salido correctamente, por una muela del juicio que está naciendo y está dañando a la encía, acumulación de bacterias en la raíz del diente y por supuesto también puede aparecer a partir de caries.

Tratamientos que ayudan a solucionarlos

Existen distintos tratamientos para eliminar los bultos en las encías en función de su origen:

  • Bultos por prótesis: se deberá corregir la prótesis para editar las rozaduras.
  • Bultos por mordeduras: el paciente deberá perder el hábito de morder sus labios o cualquier parte de su boca donde se está produciendo los bultos.
  • Bultos por endodoncia: es necesario rehacer la endodoncia.
  • Bultos por mala higiene bucodental: se deberá realizar una limpieza en profundidad, además de que el paciente debe aprender a llevar a cabo una correcta higiene bucodental.
  • Bultos por muela del juicio: dependiendo de cada caso, se procederá a realizar una incisión para facilitar la salida de la muela, o incluso es posible que sea necesaria su extracción.
  • Bultos por caries: es necesario empastar la carie.

Los problemas de encías retraídas se desarrollan lentamente y en plazos bastante largos, por lo que es habitual que muchos pacientes no sean conscientes de que se está desarrollando en su boca. Para poder evitarlo, es importante conocer las causas por las que se produce para actuar a modo de prevención, además de realizar una revisión regular de nuestra boca en una clínica dental de confianza en Valladolid.

Qué son las encías retraídas

Las encías retraídas son el nombre que se utiliza para indicar la recesión de las encías, es decir, al hecho de que los tejidos que conforman las encías y que rodean los dientes, se vayan retirando o desgastando, debido a lo cual la raíz del diente queda expuesta al exterior.

Esta circunstancia lleva no sólo a un problema estético, sino que además, también facilita la acumulación de bacterias entre los dientes, dando así lugar a distintas enfermedades periodontales.

Causas por las que se retraen las encías

Existen diferentes causas por las que se puede producir la retracción de las encías, entre las que destacamos:

  • Presencia de enfermedades periodontales.
  • Causas genéticas.
  • Cepillado de dientes agresivo.
  • Mala higiene bucal.
  • Cambios hormonales.
  • Problemas de bruxismo.
  • Mala alineación de la mordedura.
  • Dientes torcidos.
  • Presencia del piercings.

Soluciones más efectivas

Además de la realización de la periodoncia más adecuada en función de la enfermedad que se haya podido desarrollar, también es importante llevar a cabo un tratamiento que permita solventar el problema en función de las características de la retracción de las encías:

  • Retracción leve: si se detecta con suficiente antelación, se procederá a limpiar en profundidad toda la zona afectada, asegurándonos de la retirada completa tanto de la placa como del sarro. Se trabajará especialmente debajo de la línea de las encías así como en la zona expuesta de la raíz.
  • Retracción extensa: si se pierde demasiado hueso o aparecen bolsas demasiado profundas, entonces es necesario proceder a realizar un tratamiento quirúrgico, a través del cual se acabará con las bacterias dañinas que se hayan acumulado en las bolsas y a la vez se procederá a asegurar el tejido de la encía sobre la raíz. En los casos más graves se debe proceder a una cirugía de regeneración.
×