Entradas

Conseguir unos dientes perfectos puede ser más sencillo de lo que parece. El primer paso para contar con unos dientes perfectos es tener una higiene bucal completa. Una higiene bucal completa, más allá del cepillado diario, incluye el uso del hilo dental y también del colutorio. Procúrate lavarte bien los dientes entre dos y tres veces al día, después de cada comida y antes de acostarte.

La visita al dentista es fundamental

Visita tu clínica dental en Valladolid al menos dos veces al año, preferiblemente, cada seis meses. A pesar de que no te duela nada y creas que tienes todo en condiciones, una visita periódica al dentista te permitirá saber el estado de tu boca y prevenir cualquier tipo de problema antes de que se agrave. Muchas enfermedades en la boca no son visibles hasta que se manifiestan, por ejemplo, las caries, pero se pueden tratar desde antes que aparezcan.

Por otro lado, procura llevar hábitos de vida saludable. Esto incluye llevar una dieta sana y equilibrada. Limita el consumo de azúcar y procura no tomar alimentos demasiado ácidos con frecuencia, si lo haces, no olvides el cepillado dental.

Evitar malos hábitos como el tabaco también te ayudará a tener unos dientes más limpios y sanos, por lo que una de las mejores opciones en estos casos es dejar de fumar.

Limpiezas dentales y tratamientos de ortodoncia

Lleva a cabo una limpieza dental profesional al menos una vez al año para acabar con el sarro y también procura tomar mucho calcio para contar con unos dientes y huesos mucho más fuertes. Así mismo, si lo necesitas, no dudes en llevar a cabo un tratamiento de ortodoncia si el dentista te lo recomienda. Este es uno de los tratamientos más eficaces para corregir cualquier imperfección y gozar de unos dientes y sonrisa perfectos.

Las prótesis dentales son una solución que permite a tu dentista en Valladolid, la completa restauración de las piezas dentales del paciente, lo cual tiene una doble ventaja que es la recuperación de las capacidades de masticación, y por supuesto también permite recuperar la estética y la sonrisa.

Qué son las prótesis dentales

Una prótesis dental es un tipo de dispositivo fabricado de forma artificial y que es diseñado específicamente para cada paciente por separado.

El objetivo es conseguir la restauración de una o varias piezas dentales, evitando que se note la diferencia con respecto a su dentadura original.

Este tipo de prótesis dental se realiza en un laboratorio en base a un molde y a unas indicaciones obtenidas por parte del dentista, y en cuanto a los materiales utilizados, dependiendo de cada caso pueden variar, pero normalmente se trata de acrílico, porcelana y distintos metales con unas características muy particulares para mejorar la resistencia y las funciones naturales de los maxilares.

Para qué sirven

Las prótesis dentales tienen tres objetivos principales que son:

  • Estético: ayudan a recuperar la estética del paciente, con una sonrisa más natural.
  • Funcional: recupera la pronunciación así como la capacidad de masticación.
  • Evitar problemas: además, también ayuda a evitar diferentes problemas como la impactación de alimentos, movilidad de los dientes colindantes, problemas de higiene, maloclusión, etcétera.

Tipos de prótesis que existen

Existen diferentes tipos de prótesis que se resumen en las siguientes:

Prótesis sobre dientes y prótesis sobre mucosas

Son las prótesis que se colocan directamente sobre los dientes originales del paciente o sobre sus encías.

Existen dos tipos principales que son:

  • Prótesis fijas sobre dientes o mucosas: son aquellas que se colocan de forma fija en el paciente, de manera que no las puede retirar.
  • Prótesis removibles sobre dientes o mucosas: el paciente podrá retirarla cuando sea necesario. En este caso pueden ser prótesis removibles parciales si tan sólo se retira una parte de las piezas dentales, en cuyo caso pueden ser de resina y acrílico o de estructura metálica, o también pueden ser prótesis removibles completas cuando se trata de una prótesis completa y el paciente puede retirar todas las piezas dentales.

También hay otra clasificación que es:

  • Prótesis completa sobre dientes o mucosas: son prótesis en las que se sustituyen todas las piezas dentales de la mandíbula o del maxilar.
  • Prótesis parciales sobre dientes o mucosas: tan sólo se sustituyen piezas determinadas, conservando el resto.

Prótesis sobre implantes dentales

En este caso existen dos tipos de prótesis que son:

  • Prótesis removibles: se utilizan diferentes sistemas de fijación para crear una dentadura que pueda ser retirada por parte del paciente. Estas prótesis se utilizan para personas que han perdido todas sus piezas dentales.
  • Prótesis fijas: no pueden ser retiradas por el paciente, y a su vez se pueden dividir en dos tipos que son las realizadas directamente sobre implantes o las prótesis híbridas, que están especialmente indicadas para los que han perdido todas sus piezas dentales, siendo de esta manera una dentadura completa que se fija sobre una estructura metálica.
×