Tras la colocación de un implante dental, es muy importante seguir las pautas que indica el odontólogo, logrando de esta forma obtener los mejores resultados en el menor plazo de tiempo posible. Sin embargo, en algunos casos se puede llegar a producir un rechazo, de manera que vamos a conocer las razones y los síntomas de rechazo implante dental para poder actuar con rapidez en el caso de que se produzca.

¿Se puede producir un rechazo implante dental?

Hay que tener en cuenta que, aunque los rechazos no son habituales en los implantes dentales, nunca vamos a estar completamente exentos de ellos, y es que siempre existe una mínima posibilidad de que se pueda llegar a producir.

Según indican desde nuestra clínica dental en Valladolid, tan sólo se suelen observar problemas de rechazo implante dental en aproximadamente un 2% de las intervenciones, por lo que el 98% restante se traducen en éxito.

Razones más frecuentes

Existen algunas razones principales por las que se pueden producir un rechazo implante dental:

  • Problemas para la realización de la osteointegración, a menudo por falta de hueso suficiente.
  • Higiene bucodental incorrecta.
  • Dificultad para mantener la higiene en el entorno del implante.
  • Presencia de enfermedades como gingivitis, piorrea y diabetes.
  • Aparición de infecciones en la boca.
  • Baja calidad de los implantes o del cemento utilizado para su unión.
  • Consumir tabaco en exceso, pudiendo afectar negativamente sobre todo a las encías.
  • Cálculo del implante mal realizado, el cual finalmente soporta mayores fuerzas de las esperadas.

Principales síntomas de rechazo implante dental

Sobre todo es muy importante aprender a conocer cuáles pueden ser los síntomas que nos den a entender que se esté produciendo un rechazo del implante:

  • Notamos dolor o algo de molestia cuando rozamos o presionamos el implante.
  • El implante se mueve con gran facilidad.
  • La forma comienza a estar inflamada.
  • Se observan molestias en la masticación.
  • Durante la palpación realizada por el odontólogo en la visita, notamos dolor o sensación de molestia.

Dentro del grupo de enfermedades periodontales, la piorrea es una de las más preocupantes a la vez que también de las más comunes, de manera que es importante conocerla y detectar su presencia con suficiente antelación para evitar la pérdida de piezas dentales, y por ello es importante que acudas a uno de nuestros dentistas en Valladolid de forma periódica.

¿Qué es la piorrea?

En primer lugar es muy importante conocer de qué se trata la enfermedad, y en este sentido, la piorrea o periodontitis es un tipo de enfermedad periodontal que ataca directamente a las estructuras de la boca como son las encías y los huesos.

Uno de los mayores inconvenientes de esta enfermedad es el hecho de que produce un daño irreversible, lo que significa que si no se detecta a tiempo, el problema puede llegar a ser considerable.

El daño se produce debido a la acumulación de bacterias en la boca por falta de higiene bucodental, las cuales se van introduciendo por las encías, forman bolsas periodontales y llegan a afectar al hueso alveolar, lo que puede dar lugar incluso a la pérdida de piezas dentales.

C¿ómo se debe tratar la piorrea?

Existen diferentes tratamientos para la piorrea en función de su estado y evolución, entre las cuales nuestro periodoncista en Valladolid destaca:

  • Tratamiento de piorrea mediante fármacos: al tratarse de una infección, se pueden utilizar antibióticos para frenar el avance.
  • Tratamiento de piorrea mediante curetaje dental: se realiza un raspado que básicamente es una limpieza dental en profundidad, a través de lo cual se consiguen eliminar las bolsas periodontales. Dependiendo del estado de la boca del paciente, se puede realizar un curetaje general o un curetaje selectivo.
  • Tratamiento de piorrea mediante cirugía periodontal: en los casos más avanzados, es posible que el paciente necesite someterse a una intervención quirúrgica que permita acceder a las zonas más profundas. Hay que tener en cuenta que este tratamiento se realiza en el caso de que no se consiga combatir la piorrea con los dos anteriores, por lo que es mucho menos frecuente.

El sangrado de encías es un indicativo de que algo no está yendo bien en nuestra boca, de manera que vamos a aprender un poco más acerca de las encías sangrantes, causas, síntomas y tratamiento.

Qué es el sangrado de las encías

El sangrado de encías se puede producir por diferentes razones, pero desde una perspectiva general, se puede considerar que ya existe una enfermedad periodontal o que hay riesgo de que se desarrolle.

Entre las principales causas del sangrado de encías destacan:

  • Trastornos hemorrágicos.
  • Cepillado excesivamente fuerte.
  • Cambios hormonales, habitual en mujeres embarazadas.
  • Aparatos dentales de ortodoncia mal colocados o ajustados.
  • Presencia de alguna infección.
  • Falta de vitamina C.
  • Es habitual en personas que consumen anticoagulantes.
  • Falta de vitamina K.
  • En casos de leucemia.

Los síntomas que se observan

El hecho de que sangre la encía en un momento puntual no es razón de preocupación, pero se deberá consultar a la clínica dental si ocurre que:

  • El sangrado sea abundante.
  • Sea de tipo crónico, es decir, muy prolongado.
  • No hay explicaciones o razones lógicas para justificar el sangrado.

Tratamiento para el sangrado de las encías

El tratamiento para el sangrado de encías va a depender del problema que lo motive, por lo que se puede proceder desde a realizar una limpieza a recomendar el consumo de vitamina C al paciente, regular los aparatos dentales, explicar cómo debe cepillar sus dientes de forma más suave o incluso, en casos en los que exista duda, remitir a un especialista para que pueda determinar la posible presencia de alguna enfermedad que dé lugar a este sangrado.

En el momento en el que se produce el sangrado, se recomienda no consumir tabaco y presionar sobre la encía con una gasa o un pequeño trapo bien limpio y empapado en agua helada.

No tome ningún medicamento salvo si su dentista o médico se lo indica, y si está consumiendo algún tipo de medicamento previamente, indíquelo para que determinen si puede estar relacionado con el sangrado.

Las muelas del juicio infectadas es un problema bastante habitual en un elevado porcentaje de la población, el cual hay que tratar adecuadamente para evitar que pueda derivar en otros problemas de mayor gravedad.

Qué son las muelas del juicio infectadas

La aparición de infección en las muelas del juicio tiene lugar cuando esta muela no ha conseguido salir por completo de la encía, sino que tan sólo se ha hecho visible una parte de ella, mientras que la otra queda cubierta.

Esto hace que se genere una pequeña bolsa con la encía donde se van reteniendo alimentos y acumulando bacterias que hacen que, en poco tiempo, se produzca la infección.

Hay que tener en cuenta que, al ser una zona de difícil acceso, es muy complicado poder llevar a cabo la limpieza con eficacia, por lo que la infección se produce en la mayoría de los casos en los que nos encontramos en esta situación.

Síntomas que permiten detectar la infección

Detectar las muelas del juicio infectadas es bastante sencillo, ya que básicamente se observará inflamación y enrojecimiento en la encía que rodea la muela.

También se observará mal olor por la descomposición de los alimentos que se han ido quedando retenidos y por las bacterias, así como mal sabor.

Tratamiento más indicado para las muelas del juicio infectadas

Al tratarse de una infección, es importante solucionar el problema lo más rápidamente posible, y en estos casos hay que acudir al dentista para que valore si es necesario o no extraer la muela, además de que siempre recetará un tratamiento con antibióticos para conseguir que remita la infección.

En el caso de cogerlo a tiempo, con una buena limpieza y los antibióticos será suficiente, pero si las bacterias han llegado al nervio, entonces será necesario realizar una endodoncia para matar al nervio, lo cual irá combinado con antibióticos y con aquellos medicamentos que el dentista considere necesarios no sólo para evitar el dolor, sino también para acabar con la infección y los riesgos derivados de ella.

Existen diferentes tipos de bultos en las encías, de manera que es muy importante aprender a diferenciar entre ellos, conocer cuáles son los que se producen con una mayor frecuencia. Nuestro dentista en Valladolid nos descubre los mejores tratamientos para resolver el problema.

Qué son los bultos en las encías

La aparición de un bulto en las encías o cualquier parte de la boca puede estar indicando la presencia de un problema de salud bucodental.

Existen diferentes tipos de bultos que pueden aparecer en las encías, con distintas formas y características, pero sobre todo es importante aprender a diferenciar aquellos que pueden suponer un riesgo para la salud de los bultos benignos que se poden solucionar con facilidad.

Cuáles son los tipos de bultos más frecuentes

De entre los diferentes tipos de bultos que se pueden producir en las encías existen dos más destacados que son:

  • Fibromas: son bultos benignos puesto que no presentan infección, sino que se desarrollan por roces provocadas por prótesis, aparatos o incluso por morderse habitualmente los labios.
  • Fístulas: en este caso se trata de bultos con infección que contienen pus, y se pueden desarrollar a partir de una mala higiene bucodental, una endodoncia que no ha salido correctamente, por una muela del juicio que está naciendo y está dañando a la encía, acumulación de bacterias en la raíz del diente y por supuesto también puede aparecer a partir de caries.

Tratamientos que ayudan a solucionarlos

Existen distintos tratamientos para eliminar los bultos en las encías en función de su origen:

  • Bultos por prótesis: se deberá corregir la prótesis para editar las rozaduras.
  • Bultos por mordeduras: el paciente deberá perder el hábito de morder sus labios o cualquier parte de su boca donde se está produciendo los bultos.
  • Bultos por endodoncia: es necesario rehacer la endodoncia.
  • Bultos por mala higiene bucodental: se deberá realizar una limpieza en profundidad, además de que el paciente debe aprender a llevar a cabo una correcta higiene bucodental.
  • Bultos por muela del juicio: dependiendo de cada caso, se procederá a realizar una incisión para facilitar la salida de la muela, o incluso es posible que sea necesaria su extracción.
  • Bultos por caries: es necesario empastar la carie.

Las prótesis dentales son una solución que permite a tu dentista en Valladolid, la completa restauración de las piezas dentales del paciente, lo cual tiene una doble ventaja que es la recuperación de las capacidades de masticación, y por supuesto también permite recuperar la estética y la sonrisa.

Qué son las prótesis dentales

Una prótesis dental es un tipo de dispositivo fabricado de forma artificial y que es diseñado específicamente para cada paciente por separado.

El objetivo es conseguir la restauración de una o varias piezas dentales, evitando que se note la diferencia con respecto a su dentadura original.

Este tipo de prótesis dental se realiza en un laboratorio en base a un molde y a unas indicaciones obtenidas por parte del dentista, y en cuanto a los materiales utilizados, dependiendo de cada caso pueden variar, pero normalmente se trata de acrílico, porcelana y distintos metales con unas características muy particulares para mejorar la resistencia y las funciones naturales de los maxilares.

Para qué sirven

Las prótesis dentales tienen tres objetivos principales que son:

  • Estético: ayudan a recuperar la estética del paciente, con una sonrisa más natural.
  • Funcional: recupera la pronunciación así como la capacidad de masticación.
  • Evitar problemas: además, también ayuda a evitar diferentes problemas como la impactación de alimentos, movilidad de los dientes colindantes, problemas de higiene, maloclusión, etcétera.

Tipos de prótesis que existen

Existen diferentes tipos de prótesis que se resumen en las siguientes:

Prótesis sobre dientes y prótesis sobre mucosas

Son las prótesis que se colocan directamente sobre los dientes originales del paciente o sobre sus encías.

Existen dos tipos principales que son:

  • Prótesis fijas sobre dientes o mucosas: son aquellas que se colocan de forma fija en el paciente, de manera que no las puede retirar.
  • Prótesis removibles sobre dientes o mucosas: el paciente podrá retirarla cuando sea necesario. En este caso pueden ser prótesis removibles parciales si tan sólo se retira una parte de las piezas dentales, en cuyo caso pueden ser de resina y acrílico o de estructura metálica, o también pueden ser prótesis removibles completas cuando se trata de una prótesis completa y el paciente puede retirar todas las piezas dentales.

También hay otra clasificación que es:

  • Prótesis completa sobre dientes o mucosas: son prótesis en las que se sustituyen todas las piezas dentales de la mandíbula o del maxilar.
  • Prótesis parciales sobre dientes o mucosas: tan sólo se sustituyen piezas determinadas, conservando el resto.

Prótesis sobre implantes dentales

En este caso existen dos tipos de prótesis que son:

  • Prótesis removibles: se utilizan diferentes sistemas de fijación para crear una dentadura que pueda ser retirada por parte del paciente. Estas prótesis se utilizan para personas que han perdido todas sus piezas dentales.
  • Prótesis fijas: no pueden ser retiradas por el paciente, y a su vez se pueden dividir en dos tipos que son las realizadas directamente sobre implantes o las prótesis híbridas, que están especialmente indicadas para los que han perdido todas sus piezas dentales, siendo de esta manera una dentadura completa que se fija sobre una estructura metálica.

La ortodoncia es necesaria siempre que se observen dientes mal colocados o desalineados, con la excepción de los dientes de leche.

Tampoco debe utilizarse un dispositivo de ortodoncia si faltan piezas dentales definitivas por salir, ya que algunos problemas de desalineación iniciales en niños y preadolescentes se resuelven espontáneamente cuando la dentadura está completa al 100% según nuestro dentista en Valladolid.

Por lo tanto, es en plena adolescencia cuando más frecuentemente se inician los tratamientos de ortodoncia.

El gran problema de la ortodoncia en la adolescencia

No existe ningún problema médico real, pero sí que hay uno psicológico: la adolescencia es una etapa de la vida en la que predomina la inseguridad y en la que la persona joven intenta afirmarse a sí misma.

Por lo tanto, el aspecto físico es uno de los mayores objetos de preocupación de todo adolescente. Y aquí está el gran problema: la estética. Porque es innegable que las prótesis de ortodoncia dan un aspecto muy extraño a la boca y además son extremadamente visibles.

Por eso muchos adolescentes experimentan auténtico rechazo a sus ‘brackets’, y no son tan raros los casos en que los padres acceden a que sus hijos prescindan de estas prótesis, tan antiestéticas como necesarias.

La solución: ortodoncia invisible y ortodoncia transparente

El ser humano se distingue por su capacidad para buscar vías alternativas, así que la solución para este problema ha venido de la mano de las técnicas de ortodoncia invisible.

Una de ellas consiste en la implantación de prótesis metálicas fijas que van sujetas a la cara interior de los dientes. De esta forma, solo se verán ligeramente si el usuario se ríe a carcajadas o abre al máximo la boca.

En la otra, se sustituyen los ‘brackets’ por unas prótesis transparentes modeladas, indistinguibles a simple vista y removibles.

Pensamos que para el adolescente psicológicamente afectado será más interesante la segunda opción, ya que además de ser prácticamente invisible, la ortodoncia transparente permite que se la quite en ocasiones puntuales, favoreciendo la adherencia del joven al tratamiento.

Los problemas de encías retraídas se desarrollan lentamente y en plazos bastante largos, por lo que es habitual que muchos pacientes no sean conscientes de que se está desarrollando en su boca. Para poder evitarlo, es importante conocer las causas por las que se produce para actuar a modo de prevención, además de realizar una revisión regular de nuestra boca en una clínica dental de confianza en Valladolid.

Qué son las encías retraídas

Las encías retraídas son el nombre que se utiliza para indicar la recesión de las encías, es decir, al hecho de que los tejidos que conforman las encías y que rodean los dientes, se vayan retirando o desgastando, debido a lo cual la raíz del diente queda expuesta al exterior.

Esta circunstancia lleva no sólo a un problema estético, sino que además, también facilita la acumulación de bacterias entre los dientes, dando así lugar a distintas enfermedades periodontales.

Causas por las que se retraen las encías

Existen diferentes causas por las que se puede producir la retracción de las encías, entre las que destacamos:

  • Presencia de enfermedades periodontales.
  • Causas genéticas.
  • Cepillado de dientes agresivo.
  • Mala higiene bucal.
  • Cambios hormonales.
  • Problemas de bruxismo.
  • Mala alineación de la mordedura.
  • Dientes torcidos.
  • Presencia del piercings.

Soluciones más efectivas

Además de la realización de la periodoncia más adecuada en función de la enfermedad que se haya podido desarrollar, también es importante llevar a cabo un tratamiento que permita solventar el problema en función de las características de la retracción de las encías:

  • Retracción leve: si se detecta con suficiente antelación, se procederá a limpiar en profundidad toda la zona afectada, asegurándonos de la retirada completa tanto de la placa como del sarro. Se trabajará especialmente debajo de la línea de las encías así como en la zona expuesta de la raíz.
  • Retracción extensa: si se pierde demasiado hueso o aparecen bolsas demasiado profundas, entonces es necesario proceder a realizar un tratamiento quirúrgico, a través del cual se acabará con las bacterias dañinas que se hayan acumulado en las bolsas y a la vez se procederá a asegurar el tejido de la encía sobre la raíz. En los casos más graves se debe proceder a una cirugía de regeneración.

La masticación sin piezas dentales durante largos periodos de tiempo u otras razones, como infecciones, pueden provocar la pérdida de hueso y encía. Nuestro dentista en Valladolid dispone de la tecnología más avanzada para permitirte recuperar mordida.

¿Por qué se pierde hueso?

  • Las caries que no se han tratado a tiempo
  • El tabaco influye también en la pérdida de las estructuras óseas
  • Infecciones
  • Enfermedades periodontales

¿Por qué no se pueden colocar implantes sin hueso?

Los implantes dentales se basan en la colocación de un tornillo osteointegrable, y para ello requieren la existencia de una base ósea sólida en la que poder asentarse. Ante la falta de esta base, sólo nos queda como alternativa la regeneración ósea mediante el uso de las modernas técnicas.

¿Qué ventajas tiene la regeneración ósea?

  • Las regeneración ósea te permitirá disfrutar del implante a pesar de haber perdido esa estructura, pero además tras la colocación del implante podrás frenar la pérdida de encía y de hueso.
  • Gracias a la colocación de los biomateriales y al implante, podrás recuperar la estética de la zona, la correcta oclusión, la mejora de la masticación, la reducción de daños al resto de dientes que se ven forzados a hacer más presión y problemas cervicales.
  • Las regeneración ósea te permitirá disfrutar del implante a pesar de haber perdido esa estructura y tras la colocación del implante, podrás frenar la pérdida de encía y de hueso.

Gracias a la colocación de los biomateriales y al implante se podrá recuperar la estética de la zona, la correcta oclusión, la mejora de la masticación y la reducción de daños al resto de los dientes, que se ven forzados a hacer más presión. Además evitarás problemas cervicales.

¿Qué son las amalgamas?

Las amalgamas son obturaciones (empastes) que se realizan en los dientes con una mezcla de metales pasados, entre los que se encuentra mayoritariamente el mercurio. De este modo el 52% de la obturación está compuesta por mercurio, lo que supone 1 gramo por cada obturación (empaste), aproximadamente la misma cantidad que está presente en los termómetros clínicos.

A diario nuestros dentistas en Valladolid observan campañas destinadas a prevenirnos de la contaminación por metales pesados, y sin embargo, miles de personas tienen insertado en su boca un material altamente tóxico: el mercurio.

Los daños para el organismo de las amalgamas son constantes y duraderos. Tienen lugar según el metal va sufriendo erosión, por lo que se desprenden pequeñas partículas de mercurio que van siendo absorbidas por el organismo.

El mercurio de las amalgamas dentales se transfiere al organismo por:

  • ​La oxidación producida por la saliva en las amalgamas insertadas en la boca del paciente.
  • Los valores que deprende el mercurio a temperatura ambiente, y que se ven aumentados por la ingesta de bebidas calientes, el cepillado dental, la fricción de los dientes y el consumo de cigarrillos.
  • La erosión bacteriana de la amalgama por parte de las propias bacterias bucales.
  • La abrasión mecánica debido a la masticación, el cepillado y el bruxismo.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS), el 11 de Octubre del 2011, publicó en su informe titulado, “El uso futuro de los materiales para la restauración dental”, una crítica directa a utilización de amalgamas de mercurio. En este informe, la OMS incide especialmente en 3 razones:

  • La amalgama supone la liberación del organismo de una cantidad significativo de mercurio.
  • Las amalgamas plantean un problema de salud general, ya que provocan multitud de problemas para la salud general del portador.
  • Las amalgamas son fácilmente sustituibles por obturaciones fabricadas con otros materiales.

Algunos peligros concretos de las amalgamas

  • Descompensación de los minerales esenciales, debido a que ocupan su lugar los metales pesados de las amalgamas.
  • Desequilibrios cerebrales: originando depresiones, vértigos, dolor de cabeza, falta de concentración o insomnio.
  • Deterioro hepático: debido a la acumulación de mercurio en este órgano.
  • Diarera, espasmos estomacales y dolores en el vientre.
  • Aumento de los ganglios linfáticos del cuello.
  • Sudoración excesiva, hormigueos en pies y manos, cansancio excesivo y generalizado debido al daño nervioso.

En la Clínica Dental Terrón somos especialistas en la retirada de amalgamas desde hace 20 años. Nuestro protocolo innovador permite que en una sola sesión retiremos la amalgama de mercurio excluyendo cualquier riesgo, gracias a un sistema de aspiración pionero y a avanzados sistemas de protección.

Proporcionamos un tratamiento específico y natural que te ayudará a eliminar los residuos del organismo de una forma rápida y definitiva.

Enlaces de interés

×